0 Items - 0,00
0
  • No hay productos en tu cesta
Pollo de campo o corral vs. pollo industrial

Pollo de campo o corral vs. pollo industrial

Quizás te pueda parecer que la diferencia con un Pollo de Campo se resume en su potente color amarillo y su precio más caro, pero lo cierto es que va más allá. Te explicamos las diferencias.

La primera diferencia que notamos al comprar un pollo de corral, aparte de su color, es el precio. Un kilo cuesta unos 6,50€ frente a los 2,80€ del pollo industrial, el motivo es sencillo, al ganadero le cuesta más dinero ya que requiere más tiempo para su crecimiento, comen alimentos más caros y no se crían tantos a la vez. Aunque estos factores afectan al precio, también dan como resultado una carne mucho más saludable con menos grasas en el caso del pollo de campo.

Es fundamental comentar que las razas son distintas. Los pollos camperos (de campo o de corral) se diferencian de los pollos industriales en su esbelta estructura ósea, un plumazón de colores variados y sobre todo, un crecimiento mucho más tardío.

Un pollo industrial es sacrificado con sólo 45 días (las hormonas de crecimiento acortan este plazo aún más), mientras que un pollo campero se sacrifica con una media de 90 días, factor que hace que la carne sea más madura y por lo tanto, de mayor calidad, con un sabor mucho más intenso y una carne consistente.

Mientras que los pollos industriales crecen hacinados en recintos cerrados (10-15 animales por m2) y son alimentados con piensos, los pollos de corral crecen en semi-libertad (pueden salir al campo a su antojo, y la media es de dos animales por m2) y se alimentan principalmente de cereales como el maíz, la cebada o la alfalfa.

DATO ECOLÓGICO: en el caso de los pollos de campo ecológicos, hay que sumar el hecho de no alimentarlos con comida que haya sido modificada de forma genética o se haya tratado con químicos como fertilizantes, pesticidas, antibióticos o aditivos. Lo mismo ocurre con el terreno y corrales en los que viven los animales.

El pollo campero de Solobuey

Pollo de Campo SoloBuey

La alimentación de nuestros pollos, mayoritariamente está basada en cereales y otros productos naturales donde el maíz supone el 60% y está exento de cualquier tipo de aditivo que pueda alterar las características organolépticas de la carne. La ingesta de grasa no debe suponer más del 5% de la alimentación.

Tienen un sabor intenso y su carne es firme y muy fácil de digerir, debido al bajo índice de grasa. De crecimiento lento, se crían en semilibertad y su alimentación está exenta de cualquier aditivo, para no alterar las características exigidas por aquellos consumidores que buscan lo natural. Su peso puede variar entre los dos a tres kilos según las razas.

Si hay una palabra que describe el pollo, es versatilidad. Asado, a la parrilla, a la plancha, pochado, guisado, frito y/o combinado con una amplia gama de hierbas, especias y salsas, para elaborar sopas y caldos, el pollo hace una comida deliciosa, sabrosa, nutritiva y es la principal fuente de proteína animal y una alternativa sana para carnes rojas, aparte de estar disponible durante todo el año.

Puede que te interese echar un vistazo a nuestra oferta variada de Pollo de Campo.

Relacionados

Pin It on Pinterest