0 Items - 0,00
0
  • Cesta vacía.
Recetas de sándwiches a gogó

Recetas de sándwiches a gogó

Este miércoles ha sido el Día del Sándwich, un ‘plato’ tan versátil, con tantas posibilidades, como cabezas pensantes hay, porque acepta todo tipo de variaciones y solo con cambiar la salsa, ¡ya es otra cosa diferente! Y como no solo de mixtos vive el hombre, os traemos unas cuantas recetas de sándwiches originales para hacer más fáciles esas cenas o creativos los cumpleaños…

Con la excusa del día del sándwich, ahí van algunas ideas de nuestros emparedados favoritos, clásicos y más aventureros… se pueden hacer sencillos, con sobras o porque lo que hemos descongelado se nos queda corto para los que somos ese día en casa y metido entre pan, ¡pues cunde más! Sobre la elaboración no vamos a profundizar demasiado porque seguro que se entiende perfectamente el paso a paso: lo más habitual es apilar los ingredientes y como mucho, añadir alguna salsa. Eso sí, es importante no poner ingredientes con mucha agua -como el tomate- directamente sobre el pan o se nos acabará deshaciendo.

sandwich pollo

Empezamos con los sándwiches fríos

Con carne, que es lo nuestro, no es que no se puedan hacer… pero la verdad es que se disfrutan más si los pasamos por tostadora o si la proteína está recién hecha. Seguramente haya más variedad entre los vegetales o de pescado. Por ejemplo de atún y mayonesa o salmón y queso fresco, eneldo, mantequilla… hay mil opciones, pero también hay uno carnívoro que nos vuelve locos: de carpaccio o roastbeef con mostaza, rúcula, y huevo cocido. El tan de moda pastrami que os enseñamos a hacer hace unas semanas, es el protagonista de otro de los clásicos en frío: el sándwich de pastrami -del que se pone un buen puñado-, que normalmente se acompaña de pepinillos en vinagre y mostaza en pan de centeno. Simple, pero combinación ganadora, sin duda. El clásico BLT inglés (bacon, lechuga y tomate) allí se suele tomar frío, con el bacon muy crujiente, aunque también podemos hacer nuestra versión con panceta recién pasada por la plancha vuelta y vuelta.

Y pasamos a las recetas de sándwiches calientes…

Aquí sí que no nos van a faltar ideas, y de hecho empezamos por la versión pro del último inglés que os contábamos: el típico sándwich club, con mayonesa, lechuga, tomate, bacon y pollo a la plancha. Si poneis el pan a tostar con mantequilla antes de montarlo, quedará supercrujiente. Se suele servir cortado en 4 triangulitos y pinchado en una brocheta. Probad a hacerlo en casa con nuestro pollo de corral y veréis cómo los ingredientes marcan la diferencia respecto al que habéis comido mil veces en cadenas…

sandwich club

Así se suele presentar el sandwich club

Cambiamos de ave y pensamos ahora en uno de pavo -si hemos hecho uno al horno y nos ha sobrado, será ideal desmigado- con lechuga y salsa rosa. Hablando de desmigar la carne, cualquier pan al que le añadamos pulled pork, nos conquistará, más si le rallamos algún queso fundente por encima, tipo Reblochon, y lo coronamos con un huevo. Otro con nombre, apellido y muy buena fama es el sándwich cubano, que lleva haciéndose en la isla más de 200 años en un pan especial, con lonchas de cerdo asado (cortadas gorditas), jamón cocido, queso suizo bien fundente, pepinillos, mostaza y mantequilla para dorarlo en sandwichera. Es una auténtica locura.

Barremos las migas para casa y hablamos ahora de otro que también tiene historia en nuestro país, concretamente el campero malagueño, que se suele servir en mollete redondo. Dicen que lo inventó Miguel Berrocal en la Cafetería Los Paninis en los años 50, y ahora incluso chefs como Dani García lo versionan con ternera o lomo de cerdo, aunque el original lleva pechuga de pollo con queso, jamón cocido, lechuga, tomate, mayonesa (incluso kétchup y mostaza)… y en versión pro, con huevo a la plancha como colofón. ¿Qué os parece?

sandwich cubano

Y así es el tradicional sándwich cubano

Pero no todo tiene por qué tener nombre, muchas veces las recetas de sándwiches improvisados, las de sobras, son las más mejores. Y sino que se lo digan a quienes se marcan uno con el lacón a la gallega que ha sobrado la noche anterior; a quienes convierten la cinta de lomo en un bocado gourmet al añadirle tomate, un toque de picante y queso havarti… un queso que siempre triunfa en sandwichera, más si lo hacemos junto a unas lonchas de chorizo ibérico. Vamos a por alguno con ternera para añadirle por ejemplo pimientos y cebollas asados, queso y bacon; o el tradicional Philly Sandwich -que se sirve más bien en pan de perrito pero aprovechamos su nombre para hacerle la ola-. Se trata de una maravilla inventada en Philadelphia que se hace con ternera a la plancha y un toque de picante si queremos -la mejor forma de hacerla es entera y luego troceada para que esté bien jugosa- salsa de quesos (con queso crema, cheddar y mantequilla), gajos de cebolla pochada y… ¿hemos dicho queso? Os dejamos por aquí un enlace a una videoreceta que os puede servir de referencia.

recetas de sándwiches

Otra de combinaciones originales

Cada zona de España tiene además sus imprescindibles, ya lo hemos visto en Málaga, y por Valencia se lleva el blanco y negro, que mezcla una morcilla y una longaniza muy especiales. Más allá del embutido, ¿qué os parece la idea de untar nuestra mousse de foie de pato en cada tapa y ponerle una rodaja de tomate con alguna hierba como orégano o tomillo encima antes de meterlo en la sandwichera? Si es de las que sellan por los laterales, mejor, para que no se salgan los jugos del tomate -y ojo al morderlo, que se calienta mucho-. Es una delicia, palabra.

Si se os ha quedado corto el post, en la web de Directo al paladar le han dedicado algún que otro especial a las recetas de sándwiches, así que aquí tenéis alguna idea más. Esto en lo salado, porque por muy carnívoros que seamos, no podemos dejar de lado la tentación de terminar con uno dulce: el imprescindible de nocilla o de chocolate con almendras, ¿cuál os apetece más?

Relacionados