0 Items - 0,00
0
  • No hay productos en tu cesta
5 recetas fáciles y saludables para hacer con niños

5 recetas fáciles y saludables para hacer con niños

Con estas 5 recetas fáciles y saludables para hacer con niños, te queremos proponer momentos divertidos y de calidad con tus peques. Ellos serán felices al ver que les necesitas y tú los tendrás cerca. Un plan ideal para los largos y calurosos días de verano que se avecinan.

Queremos enseñarte estas 5 recetas fáciles y saludables para hacer con niños porque vivimos en nuestras propias carnes el tener hijos pequeños, y sí, se acabó el colegio y algunos tenemos casi tres meses por delante de “me aburro”, “juega conmigo”, “¿qué haces?” y una larga ristra de reproches y llamadas de atención que aunque nos gustaría complacer y darle a nuestros hijos todo el interés y amor que tenemos para ellos, por causas ajenas a nuestra voluntad (el estrés diario de la oficina, las tareas del hogar, el “bendito” móvil… ) no podemos cumplir como desearíamos.

¿Qué opinan los psicólogos infantiles?

  1. Cuando pasas tiempo de calidad con tus hijos (les escuchas y estas por ellos), les estás transmitiendo: Para mí eres muy importante. Me interesa lo que me explicas y te escucho con atención. Me gusta estar contigo. Los niños que sienten esto, crecerán más felices, sabiendo que son personas queridas.
  2. Los niños también necesitan la compañía de sus padres para sentirse seguros. Necesitan que estemos a su lado, y que les hagamos de guía para reforzar su persona: “estas ayudando a mamá a hacer la comida, muy bien, me encanta que lo hagamos juntos”.
  3. También necesitan ver cómo actuamos para ellos poder aprender. Si les enseñamos diferentes actividades, y aprenden cosas nuevas, ellos se sentirán más útiles y sabrán que los padres confiamos en ellos y les alimentaremos su autoestima.

Información obtenida en: HILARI-BALDÓ Psicología y psicoterapia

1. Fajitas de pollo sin pimiento

Ingredientes:
8 fajitas de maíz o trigo
4 contramuslos de pollo
1 cebolleta
1 patata grande
1 lechuga
2 tomates
150 gr. de queso rallado Grana Padano
Aceite, sal y pimentón dulce.

Elaboración:
Corta la patata en bastones no muy gruesos y pica muy fina la cebolleta. En una sartén con aceite muy caliente, fríe la patata hasta que quede blanda y sofríe después la cebolleta durante cinco minutos, solo con un chorrito de aceite. Reserva en platos diferentes cada elaboración. Ahora corta los filetes de contramuslo de pollo en tiras y “salpiméntalos”. Luego corta los tomates en dados muy pequeños y añade el pollo y el tomate a una sartén con un chorro de aceite caliente y mientras se cocinan, es el momento de hacer protagonista a tu prole: hazle el o la responsable de lavar muy bien la lechuga bajo un chorro de agua fría, cortar unas hojas y trocearlas (dependiendo de su edad y por supuesto de tu criterio para manejar un cuchillo). Cuando la lechuga esté lista, ya es hora de disponer sobre las tortillas. Juntos, debéis repartir las patatas, la cebolleta y el pollo, y espolvorear con queso Grana Padano rallado por encima. Ya casi terminamos. Solo queda precalentar el horno a 185º C, que cerréis las fajitas enrollándolas (dale palillos a tu “ayudante” y enséñale a sujetarlas bien para que no se abran), hornearlas durante unos cinco minutos, para que el queso se derrita. Y listas para degustar con toda la familia.

2. “Salchichas” de pollo crocante

Ingredientes:
450 g de filetes de pollo
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
5 huevos
200 g de harina
250 g de copos de maíz
Rocío vegetal (aceite vegetal en spray)

Elaboración:
Antes de nada, precalienta el horno a temperatura media-fuerte. Ahora, echa en un bol grande, los filetes de pollo previamente molidos con la cebolla y el ajo también molidos y pídele a tu peque que casque un huevo dentro y lo remueva todo. Cuando veas que lo ha mezclado bien, pídele que se lave las manos y haga exactamente ocho pociones con forma de pequeña salchicha (esto es un referente de algo que conoce, pero si hace “bolitas deformes”, bienvenidas sean). Ahora, puede cascar y batir los huevos restantes, rebozar cada “salchicha” en harina, pasarlas por los huevos batidos, y rebozarlas finalmente en los copos de maíz triturados. Este proceso en cadena le encantará, porque es un trabajo “de mayores”. Cuando tu pinche termine, ya puedes poner los bocaditos de pollo en una placa para horno. Aplicar el rocío vegetal a cada uno y hornear durante 30 minutos.

Consejo: Si lo sirves en palitos de brocheta acompañado de un bol de kétchup o el dip preferido de tu peque, tienes garantizado el plato limpio.

 

3. Pastel de ternera y patata

Ingredientes:
1/2 cebolla
1 pimiento rojo
500 g de carne picada
2 c/s de tomate frito
3 patatas
queso de fundir o rallado Grana Padano

Elaboración:
Sofríe en una sartén la media cebolla y un trozo de pimiento rojo bien picados. Cuando empiecen a dorarse, añade la carne picada y el tomate frito y deja unos minutos hasta que la carne se haga bien. Ahora prepara un puré de patata casero hirviendo dos o tres patatas de tamaño mediano en una cazuela con abundante agua fría durante mínimo 20 minutos. Ya está todo listo para que tu peque te ayude colocando con una cuchara grande o cucharón en el fondo de una fuente o recipiente válido para horno, una capa de carne y después otra de puré, y luego cubrirlo con láminas de queso para fundir, o también puede espolvorear el queso rallado Grana Padano. Cuando haya acabado, ya puedes meter la fuente en el horno unos 10 minutos. Este pastel suele gustar mucho a los más pequeños y además les incita a masticar.

4. Ensalada de fresas y jamón de pato

Ingredientes:
175 g de brotes de lechuga
100 g de jamón de pato
1 manzana
10 fresas
1 puñadito de pipas de girasol peladas y sin sal.

Elaboración:
Esta receta es ideal para que tus hijos e hijas conozcan la infinita variedad de sabores que ofrecen las ensaladas, ya sean de vegetales, verduras, frutas o frutos secos que existen. La ayuda de tu prole es necesaria de principio a fin, ya que pueden lavar y escurrir los brotes de lechuga, las fresas y la manzana. Cortar la manzana y las fresas en láminas o dados (si saben utilizar un cuchillo). Repartir los brotes de lechuga en cuencos para ensalada. Colocar sobre la lechuga las frutas protagonistas y el jamón de pato cortado en pequeñas tiras, repartir por encima las pipas de girasol y llevarlo rápido a la mesa para degustar y así evitar que las frutas se oxiden.

 

 

Para los mayores, y por qué no, peques más osados en sabores, puedes preparar una rica vinagreta de miel echando en un bol, vinagre de Módena, miel, una pizca de sal y pimienta negra y por último, el aceite de oliva. Deja batir a tu peque con unas varillas, hasta que la mezcla sea homogénea y aliña inmediatamente las ensaladas.

5. Purecito

Ingredientes:
1 calabacín
1 zanahoria
1 puerro grande
1 manojo de judías verdes
1 patata pequeña
1 filete de ternera.

Elaboración:
Pela las verduras, trocéalas junto a tu peque, la forma y tamaño no son relevantes, así que mientras confíes en su destreza para no cortarse, lo pasará genial ayudándote. Ponlas en una cazuela, cúbrelas con agua y déjalas cocer hasta que estén tiernas. Fríe el filete de ternera, trocéalo y añádelo a las verduras. Tritura con la batidora hasta obtener un puré fino. Un puré suave, rico e ideal para los más peques de la casa.

Esperamos que con estas recetas, podáis pasar un rato divertido con tus niños y niñas. Os hemos recomendado una ayuda sin riesgos, y para peques muy peques de no más de seis años pero si ya son mayores y cada día más responsables, la decisión de darles más trabajo y confiar en ellos con el manejo de herramientas como el cuchillo o las tijeras, es solo decisión tuya, que los conoces mejor que nadie. Y quién sabe, quizás tengas un pequeño Arzak, Adriá o Dacosta en casa.

Relacionados

Pin It on Pinterest