0 Items - 0,00
0
  • Cesta vacía.
Vuelven las fiestas de San Isidro

Vuelven las fiestas de San Isidro

Después de dos años sin ellas, vuelven las fiestas de San Isidro, que engalanarán desde ya mismo la capital. Eso sí, el 15 de mayo las calles se llenan de color, alegría, música, comida, chulapos con sus parpusas, chulapas con sus claveles y vestidos de lunares, y un ambiente castizo que embriaga hasta a los madrileños de adopción. ¿Te vienes de feria?

Este año las fiestas de San Isidro serán mucho más especiales si cabe, pues se cumplen 400 años desde la canonización del patrón de Madrid. Pero ¿por qué era tan especial? ¿Por qué le rendimos culto? Pues para empezar hay que conocer un poco de su historia:

¿Quién fue San Isidro?

Isidro era un labrador que nació a finales del siglo IX en Madrid, en una humilde familia, y se quedó huérfano muy joven. Fue un hombre sencillo, generoso, amante de los animales y se hizo famoso gracias a los numerosos ‘milagros’ que realizó.

Una de las historias más conocidas es ‘La olla de San Isidro’, en la que se cuenta que el patrón organizaba una comida popular cada año para los pobres, pero una vez el número de asistentes fue tan grande que no había suficiente para todos. Isidro entonces metió el cazo en la olla y fue repartiendo, haciendo que la comida se multiplicase como si de un milagro se tratara.

San Isidro

Otro muy famoso es ‘El milagro del Pozo’, en el que su hijo Illán se había caído al profundo pozo de agua que tenían dentro de casa. Isidro  y su mujer, Santa María de la Cabeza, realizaron una oración junto al pozo que dio su fruto, pues milagrosamente, el nivel del agua empezó a subir trayendo de vuelta a su hijo sano y salvo.

Por milagros como estos se convirtió en Santo y en el Patrón de Madrid San Isidro Labrador. Cada 15 de mayo, día en el que fue beatificado y establecida su festividad, los madrileños celebramos su existencia por todo lo alto. Aunque también es el patrono de los agricultores y numerosos pueblos con tradición agrícola, por lo que su culto está muy arraigado en el mundo católico.

Fiestas de San Isidro

En 1528 se construyó la conocida Ermita de San Isidro, y desde entonces, tanto madrileños como turistas comenzaron a visitarla todos los 15 de mayo para beber agua del manantial cercano. Una vez terminado este ritual, la gente se quedaba a realizar un picnic en la que conocemos hoy como la Pradera de San Isidro.

Cartel San Isidro 2022

Cartel de las fiestas de San Isidro creado por Elsa Suárez Girard

De hecho, lugares como esta pradera, Las Vistillas, la Plaza Mayor y también el entorno de Matadero, volverán a llenarse de gente del viernes 13 al domingo 15 de mayo, para disfrutar de música electrónica y contemporánea, propuestas urbanas, actividades infantiles, ferias, bailes como el flamenco, chotis y un homenaje a San Isidro.

Gastronomía típica

Y vamos a hablar ya de lo que nos atañe. Porque también son días para degustar la gastronomía típica, en la que la carne es protagonista de platos como los huevos rotos con jamón, parrilladas a base de chorizo, morcilla, chuletas… pero, sobre todo, lo que se ve y se reconoce por su olor en la Pradera, la casquería: entresijos, gallinejas, chicharrones, zarajos… Si no podéis ir, pero os animáis a cocinarlos en casa, tenéis la opción de encargarnos las tripas de cordero aunque no estén en la tienda online.

gallinejas, casquería en San Isidro

De entre todas las especialidades cárnicas, hay una que resalta entre las demás, el protagonista del guiso por antonomasia de estas fiestas, el rabo de toro. Si queréis profundizar en el porqué -pista: va asociado a la feria taurina…- os dejamos por aquí el enlace de otro post donde os lo contábamos hace un par de años. Es todo un gusto probarlo en restaurantes de #amigosSolobuey como la taberna La Pinta y La Viña, el gallego Ni subo ni bajo o El Jardín de Arzábal en el Museo Reina Sofía. Pero si sois cocinillas y lo vais a hacer en casa, sabéis que está bien a mano en nuestra tienda online.

Por cierto, a estas alturas igual no hace falta contarlo, pero el que tenemos es de vaca -más tierno, jugoso y abundante que el de toro-, ideal para guisos largos y caldos. Os recordamos también la receta de un profesional para que toméis nota de cómo lo hacen en El Fogón de Trifón.

Rabo de Vaca

Y por último, nos salimos un poco de nuestro mercado, pero no podíamos eludir los postres y dulces típicos de estas fiestas de San Isidro, como son los barquillos, azucarillos, chatitas rellenas de chocolate, bartolillos, y por supuesto las rosquillas con sus diversas variantes: las tontas -sin recubrimiento-, las listas -bañadas en azúcar-, las de Santa Clara -recubiertas con merengue seco- y las francesas -con picadillo de almendra-.

Para religiosos, taurinos o ninguna de las dos cosas… estos son días de fiesta en Madrid para pasar en familia o con amigos disfrutando de los manjares de la gastronomía popular y todas sus actividades. ¡Feliz San Isidro!

Relacionados