0 Items - 0,00
0
  • Cesta vacía.
Guerra de morcillas: Cebolla VS Arroz

Guerra de morcillas: Cebolla VS Arroz

Según la definen en Wikipedia, la morcilla es un embutido a base de sangre cocida, generalmente de cerdo, de color caoba oscuro. Suele mezclarse con grasa de cerdo, y además, contiene algún otro ingrediente no cárnico para aumentar su volumen, como arroz u otros cereales, miga de pan o cebolla. La teoría creo que todos nos la sabemos, y en la práctica, para saber cuál ganaría en un duelo ‘a sangre’ solo se puede decidir probándolas… ya sea a la plancha, en BBQ, o en un guiso. Y vosotros, ¿con cuál os quedáis?

Se trata de un producto muy nuestro, típico de matanzas de pueblos que se elaboraban en las casas y se guardaban para todo el año para ir consumiendo. La morcilla tiene mucho arraigo en nuestra costumbre y tradición, de ahí que haya casi una diferente por cada región de España, donde van cambiando los ingredientes. Las más típicas, la de cebolla y arroz, que aquí llega el típico debate como con la tortilla #concebollista o #sincebollista.

Antes de ver cual es mejor para cada cosa, hagamos una pequeña ruta por la península para saber cómo la elaboran. Por ejemplo en Andalucía se hace con panceta, papada y tocino de cerdo además de la sangre, claro. Se condimenta con ajo natural, sal y una mezcla de pimentón, orégano y comino. Una mezcla poderosa sin duda. En Aragón además de la base se le añade arroz, piñones, avellanas, pimentón, sal y cebolla, ¡qué buena idea con frutos secos!

Morcilla de Cebolla

Muy famosa es también la de Guadalupe, una pequeña localidad de Cáceres que casi es más conocida por la morcilla que elabora Manuel Montero en su carnicería que por su Virgen (bueno, esto solo para los paganos). Se hace ¡con acelga y repollo!, sangre, cebolla, pimiento fresco, ajo, sal y pimentón y sin duda merece peregrinación para probarla, porque no es fácil encontrarla fuera de fronteras extremeñas.

En Asturias la morcilla es un tema de palabras mayores ya que es uno de los ingredientes de su plato estrella… ¿Qué sería de la fabada sin un buen compango, y una morcilla de calidad? Suele ser ahumada y más resecada, lo que le da esa apariencia arrugada. En Castilla La Mancha, la base se condimenta con cebolla, morquera (hierba típica de la zona) lo que le da un aroma especial, y piñones. Se suele conservar en aceite y se consume a la plancha o frita.

En Castilla y León decir Burgos es como una un sinónimo de la palabra morcilla. Elaborada con sangre, manteca, arroz, pimentón, sal y cebolla además de alguna especia. Son las más típicas, y mucha es la gente que hace peregrinaje a esta bonita ciudad para comprar tan preciado manjar. Son el referente de las que se elaboran con arroz. Se embute a veces en intestino seco de vaca, por este más fino que el intestino de cerdo.

Para los que les guste mucho… Os imagináis una morcilla que se pueda comer a cucharadas? Es el caso de la morcilla de Villada que en vez de en tripa, se conserva en tarros de cristal.

Y si queremos una morcilla dulce, sólo tenemos que irnos a Galicia, donde potencian su sabor añadiendo frutas como manzana, higos secos o pasas a la mezcla antes de llevarla a ebullición.

Nuestra Morcilla de Arroz se elabora artesanalmente en Aranda de Duero, siendo el resultado de una labor, donde se combinan la esencia y el saber hacer de la tradición. Sus ingredientes principales son cebolla, arroz, sangre y manteca de cerdo, y no contiene conservantes ni colorantes. Es una fuente de carbohidratos, debido al cereal que contiene. Ideal para hacer en la barbacoa o frita, aunque también puede utilizarse como parte de rellenos.

La Morcilla de Cebolla se elabora cuidadosamente a base de sangre de cerdo y cebolla frita en manteca. Aporta una gran cantidad de hierro y tiene un elevado valor calórico. Su textura es suave y uniforme. Admite diversos cocinados, como frita, a la plancha, cocida, guisada o incluso en cremas o pates. Tiene un sabor tan especial que ‘ilumina’ casi cualquier plato.

Os proponemos un reto, ¡esta guerra solo se puede decidir a la parrilla! La de cebolla se pone entera al fuego; mientras que la de arroz la podéis tostar ya en rodajas de unos 2/3 cm de grosor. ¿Quién ganará?

Relacionados

Pin It on Pinterest