0 Items - 0,00
0
  • No hay productos en tu cesta
Cuatro recomendaciones para comprar carne de calidad

Cuatro recomendaciones para comprar carne de calidad

‘Adaptarse o morir’, pero jamás perder el compromiso de calidad que nos caracteriza desde hace más de 100 años. Eso es lo que nos proponemos en Solobuey, y para ello, te hacemos cuatro recomendaciones para comprar carne de calidad.

¿Alguien recuerda acompañar a su madre o abuela al mercado? ¿Os acordáis que ellas siempre sabían qué cortes eran los buenos para freír, empanar, guisar u hornear? ¡Y pedían cada corte de carne por su nombre! Qué tiempos aquellos…

Pero la evolución se abre camino, la tecnología avanza a pasos agigantados y las compras y ofertas online crecen a diario. Por no hablar de nuestro mayor “enemigo”, que habitualmente nos obliga a comprar la carne rápidamente y en grandes superficies, envasada y refrigerada en bandejas cubiertas de film transparente porque una gran mayoría, no tenemos tiempo para ir al mercado a diario.

Raza, procedencia, alimentación, maduración…

En la carne, además de la raza, influyen otros factores, tales como la alimentación del animal, lo sano que esté e incluso el bienestar que haya tenido a lo largo de su vida, lo que determinará la calidad final. Además, también influyen otros factores como el sexo del animal, su edad, etc.

Recomendaciones para comprar carne

Es en Ávila donde obtenemos la mejor ternera. Nuestro éxito está basado en la confianza que hemos depositado en nuestros colaboradores que son especialistas en la cría y engorde de ganado vacuno de raza Avileña. Nos eligen y separan las mejores piezas para garantizar la calidad y que a lo largo de todos estos años han demostrado ser los mejores, cada uno en su especialidad.

El cordero lechal procede de Castilla León, de la raza Churra. Seleccionados minuciosamente para garantizar su tamaño y calidad, su edad oscila entre los dos y tres meses y han sido alimentados exclusivamente de leche materna.

Los pollos camperos de Solobuey se crían en semilibertad, su alimentación mayoritariamente está basada en cereales y otros productos naturales donde el maíz supone el 60% y está exenta de cualquier tipo de aditivo que pueda alterar las características organolépticas de la carne.

Las delicatesen de Pato nos llegan desde nuestro país vecino, Francia, históricamente tradicional en su consumo. De la raza Mulard, la cual favorece la constitución del foie-gras, y con un peso superior a 4 kg, es un pato tranquilo, fácil de criar y cebar. Para obtener unos hígados de la mejor calidad, se lleva un cuidado estricto de la alimentación y las condiciones de vida del animal. Esto hacen que el resultado de su carne sea de una calidad excepcional.

Cinco consejos para comprar carne

Nuestro Cochinillo procede de Segovia y se alimenta exclusivamente de leche materna, lo que le proporciona esa ternura, jugosidad y hace que su carne sea de color blanco nacarado. Tiene una edad inferior a dos meses, y su peso oscila entre los 4,5 kg y 6 kg.

Otro aspecto muy importante es la maduración de la carne o el proceso de conversión del músculo en carne, que determinará los matices y la calidad de la carne que vayamos a comprar.

Por ejemplo, el Chuletón de Vaca Vieja de 1 kg cuenta con más de 30 días de maduración. Tiene un color rojo oscuro, con infiltración de grasa lo que le da más sabor y ternura. Procede de vacas seleccionadas de 1ª calidad con más de cuatro años de edad y 390 kilos de peso.

Cuatro consejos Solobuey para reconocer la mejor carne

1. Pregunta sobre su procedencia.

Y fíjate en las etiquetas de la carne, donde deben aparecer la raza, el origen, el nombre de la pieza y otros datos importantes para elegir un corte u otro. Y no dudes en preguntar la edad del animal.

2. Aprende a distinguir los tipos de carne de vacuno existentes.

  • Ternera blanca o lechal: supone el 1% de la carne que se produce y normalmente viene de varios puntos de Europa.
  • Ternera rosada: se trata de animales de más de seis meses y menos de un año de edad, que se han alimentado hasta los ocho meses de su leche materna y que finalizan su nutrición unos meses antes de su sacrificio con un período de engorde con piensos, forraje y cereales.
  • Añojo: Normalmente se refiere a las reses que tienen más de un año, pero no son aún novillos o vacas. Para otros, ya que las normas de etiquetado no dejan claro este tema, se refiere a machos, (terneros) a diferencia de la carne de ternera. El sentido común dice que es añojo el animal de más de un año y menos de 20 meses con independencia de su sexo.
  • Novillo: Se refiere a animales de más de 20 meses y menos de cuatro años.
  • Vaca: carne de reses con más de cuatro años.
  • Buey: animal macho castrado, entre los seis y nueve meses de edad, sacrificado con más de cuatro años, o cebón cuando se sacrifica antes de los cuatro años de edad.

3. Apréndete los nombres de los cortes que te gustan.

No pidas “filetes tiernos” o “mezcla de carne picada” sin especificar qué pieza quieres. Por ejemplo, filetes de tapilla o de contra cuando los quieras hacer a la plancha, o espaldilla o cadera si los quieres empanar. Pide cabecero de lomo o aguja para tus guisos o elige rabillo o espaldilla cuando quieras asar la pieza.

4. Fíate de tu vista y tu “olfato”.

Procura elegir piezas que se vean enteras y que no goteen jugos. Fíjate también en el color de la pieza, el veteado o grasa infiltrada y la proporción de magro y grasa.

Si te surge alguna duda sobre cualquier pregunta relacionada con la carne, por favor, no dudes en llamarnos al 915 071 232 o escribir a info@solobuey.com. Estaremos encantados de asesorarte y ayudarte.

Relacionados

Pin It on Pinterest