0 Items - 0,00
0
  • No hay productos en tu cesta
Hay vida más allá del empanado tradicional

Hay vida más allá del empanado tradicional

¿Quién no ha hecho un rebozado con pan rallado y huevo? Se trata de una técnica muy simple y socorrida, con la cual se transforma una pechuga de pollo normal o un filete de ternera, en una delicia, más calórica pero más sabrosa y crujiente. Y aunque creas que los empanados de los restaurantes son demasiado elaborados y no se pueden replicar en casa, con estas ideas te quitamos las dudas y te animamos a probar técnicas nuevas.

Existen muchos tipos de empanados y los hay para todo tipo de paladares, carnes, pescados, verduras e incluso dulces. En Solobuey -como no podía ser de otra manera-, tenemos unos filetes de pechuga de pollo de corral que están buenísimos a la plancha, así que imagínate con un estupendo rebozado. Y también filetes de ternera de Ávila que te dejarán sin sentido.

puede ser el tradicional o puedes innovar

Aparte de nuestro rebozado habitual existen algunos internacionales muy ricos: el inglés, el milanés y el francés. El empanado a la inglesa consiste en enharinar la pieza y antes de pasarla por el pan rallado, rebozarla en salsa inglesa para fritura, de ahí su nombre. Se trata de huevo batido con aceite y a veces un poco de agua, leche o cerveza, y especias. Por su parte, el empanado a la milanesa se pasa primero por harina, después huevo y finalmente por una mezcla de pan rallado y queso parmesano. Y por último, a la francesa, que lleva mantequilla y pan rallado.

Otra idea para innovar puede ser sustituir el pan rallado por otros ingredientes, si tienes amigos o familiares celiacos es una gran idea para que puedan probarlos: copos de maíz, quinoa, patatas fritas machacadas, frutos secos picados, semillas… Son ideas que dan mucho juego y aportan diferentes sabores. En cuanto a las harinas, existen de muchos tipos: de garbanzo, lenteja, arroz, espelta…

una buena idea son los pistachos

Si prefieres quedarte con el pan rallado de toda la vida puedes añadirle especias o hierbas aromáticas. El perejil o la pimienta son muy comunes pero… ¿qué tal mezclar curry o pimentón con el pan? Además de un sabor potente conseguirlas un color muy llamativo en tus platos. También puedes probar con comino, mostaza molida o ralladura de limón.

Además, como ya os contamos en nuestro blog hace un par de semanas, para obtener sabores diferentes y matices nuevos, puedes probar a marinar la carne antes de empanarla. Su textura también cambiará y se volverá más tierna y jugosa.

Y si te parece que los filetes empanados son demasiado porque además de los hidratos también van fritos, puedes probar a hornearlos y así evitas que absorban el aceite. Así que… ¡no tienes excusas para rendirte a cualquiera de estos riquísimos rebozados! ¿Cuál es tu favorito?

 

Relacionados

Pin It on Pinterest