0 Items - 0,00
0
  • No hay productos en tu cesta
La cosa va de gallinas

La cosa va de gallinas

Hemos hablado de vacas, de ovejas, de cabras, de cerdos, incluso de patos, pero… ¿qué hay del animal de granja más numeroso del mundo? Pues por si os lo estabais preguntando, en el blog de esta semana vamos a hablar de ellas: las gallinas. Y es que España es un gran productor de productos avícolas, sobre todo de huevos. Y esto se debe a la gran cantidad de estas aves, de razas muy diversas, que viven en nuestro país. Aquí os traemos algunas curiosidades.

Como decíamos, España es uno de los mayores productores, existen unas 1.200 granjas y una media de 67.000 gallinas en cada una. Junto con Francia, nuestro país representa cerca del 25% de la producción europea de huevos, según el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente. Y es que esta industria se ha incrementado en las últimas décadas y ha alcanzado un volumen de 68 millones de toneladas en todo el mundo.

Y aunque en Solobuey los productos que tenemos son de pollo de corral, que se cría la mayoría del tiempo en libertad y su alimentación se basa en cereales, hoy vamos a hablar de razas de gallinas, de las que hay concretamente 2.629 registradas, ¿increíble verdad?

Como hemos visto con otros animales, se han ido cruzando a lo largo de la historia para conseguir animales mejores, más grandes, que resistan mejor las inclemencias del tiempo, que se asienten bien en diferentes regiones, que pongan más huevos o cuya carne sea de mejor calidad. Las hay también que no se comen, que se crían como animales de compañía y hasta de exposición. Algunas casi no tienen plumas, y otras en cambio, tienen hasta las patas cubiertas de ellas.

Empezaremos hablando de la Leghorn, cuyo origen se sitúa en el Mediterráneo. Es un cruce de otras tres especies y en la actualidad, es prácticamente la única raza utilizada para la producción a nivel industrial de huevos blancos, que son los que encontramos en los comercios. Es una raza muy productiva -puede llegar a poner 300 huevos al año- y come poco, por eso es de las favoritas de los granjeros.

Otra raza que tiene mucho éxito es la Rhode Island, que se cría por su excelente carne y sus grandes huevos. Además destaca una cualidad, y es que son muy tranquilas, conviven con otros animales y se adaptan a cualquier granja aunque prefieren vivir en libertad. Produce alrededor de 200 huevos de color moreno y su carne es fina y sabrosa.

es una de las más conocidas

Muy curiosa es la raza Marans por su historia, ya que es una de las especies nacidas del cruce entre gallos de combate, llevados por marineros ingleses a la región francesa de Charente-Maritime, y razas locales como la Aunis o la Vendée. Se la conoce como la ‘gallina de los huevos de oro’ por su color y su tamaño, y además el Instituto Nacional de las Razas Avícolas francés ha señalado que cuentan con más proteínas que los de otras especies.

Una gallina con un aspecto muy elegante es la Brahma, procedente de Asia. Fue introducida en Europa y América en la década de 1850. Entre las variedades están la armiñada, la blanca y la perdiz. Es reconocible por su gran tamaño, de hecho existe una historia sobre un gallo de esta raza llamado Kukko Pärssinen, que vivía en Finlandia y se hizo famoso por defender su corral de un ataque canino y herir a dos perros, el pobre murió tras el ataque pero su leyenda ha llegado a nuestros días.

es una de las aves domésticas de mayor tamaño

Hay tantísimas razas que podríamos hacer un artículo de 100 páginas, así que vamos a terminar recordando las especies que se encuentran en peligro de extinción en nuestros país, como la Andaluza azul, de la que solo quedan 76 ejemplares según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; la Empordanesa de la que quedan unos 500 animales; la Pita Pinta, que se está intentando recuperar; o la Valenciana de Chulilla, que no llega a los 1000 ejemplares.

Está visto que hay que cuidarlas y sobre todo tratarlas bien, ya que de hecho hay casi tantas gallinas como personas en nuestro país, unos 40 millones, y si seguimos recuperando razas… ¡nos invaden!

Relacionados

Pin It on Pinterest