0 Items - 0,00
0
  • Cesta vacía.
Este finde toca burger… ¡en casa!

Este finde toca burger… ¡en casa!

¡Qué ganas tenemos ya todos de pisar la calle! De volver a nuestros bares y restaurantes favoritos, de tratar de ayudar a remontar a ese #unopuntosiete millones de hosteleros que sin duda son parte de nuestro modo de vida. Seguro que algunos de los más peques -y muchos mayores, claro- reclaman esa salida al burger de turno… bueno, pues hoy os proponemos mejorar ese plan. Toca hamburguesa, sí, pero casera y con carne de Solobuey. Podemos tratar de imitar algunas de sus recetas favoritas… veréis como cuando acabe el confinamiento, el ‘día de burger’ lo piden en casa.

*Aviso: si os animáis a hacer el pan y/o las salsas, tened en cuenta que llevan un rato de cocina previo… ¡pero os va a saber a gloria! Os vamos dejando las pistas a lo largo del post.

 

Si sois seguidores de este blog es posible que recordéis una ‘clase’ sobre las diferentes hamburguesas que podéis encontrar en nuestra web. Repaso rápido: de vaca -con un sabor potente, de carne fresca gallega recién picada-; de ternera de Ávila -de entre 8 y 12 meses, muy tierna para los niños- o Angus, originaria de Escocia, una raza que se caracteriza por su terneza y jugosidad; y por último la de Wagyu, de lo más delicada y suave, un manjar para quienes quieran elevar el menú a categoría Michelin. En Solobuey las envasamos en packs de 4 unidades de 180 g cada una… si no las vais a comer todas, podéis congelarlas sin problema. Para que os vayáis haciendo una idea del coste de la ‘salida’ al burger, las dos primeras cuestan menos de 2 € la unidad, la de Angus casi 3 € y las de Wagyu poco más de 4’5 € cada una.

Nuestra carne queda estupenda en barbacoa, aunque no todos tendréis una a mano en casa… Se pueden hacer perfectamente en plancha o sartén. El punto es cosa vuestra, pero nuestra recomendación es no hacerla de más para que apreciéis bien todo el sabor. En cuanto al pan, ahora hay mil opciones: el tierno que podéis comprar en el súper o mejor intentar hacerlo en casa siguiendo por ejemplo esta receta de Gastronomía & Cía; o los que queráis cuidaros un poco más, encargar unos ya hechos, artesanos y buenísimos en el obrador del Grupo Viena, como este de Tomate seco y orégano. Para terminar de hacerlas ‘home made’ total, al final os damos la receta de 4 salsas típicas para acompañarlas.

Primero vamos a pensar qué les ponemos dentro… y como decíamos, nos ‘inspiramos’ en las ‘top 4’ de las grandes cadenas pero hechas con más amor y productazo de primera. ¡Venga! ¡Ya tendrían que estar los niños con las manos limpias y el delantal puesto! [Ejem, nos vamos a tomar ciertas licencias con los nombres, por cierto]. Y directos al ‘mostrador’…

Solowhey – Hamburguesa de Angus, pepinillos agridulces, unas rodajas de cebolleta, tomate y lechuga Batavia -esta o la iceberg son las que mejor les van a todas estas opciones-. Un clásico que no falla. Si la acompañamos con kétchup y una mayonesa casera… ¡la bordamos!

‘Soloroyal de lujo’ – Hamburguesa de Wagyu, queso (os proponemos unas lonchas del nuestro de Tetilla D.O.), tomate, lechuga y mayonesa. Simple pero exquisita.

‘Gran Solobuey’ – Hamburguesa de vaca, lechuga iceberg en tiras, cebolla picadita, pepinillo, un queso que funda bien -podría ser un Provolone o un ahumado de Pría por ejemplo- y salsa tártara. Obviamente no es la salsa ‘secreta’, pero le va a dar un toque exquisito.

‘Solobuey House’– Hamburguesa de ternera, cebolla crujiente, lechuga, tomate, salsa barbacoa, dos tipos de queso que os gusten, pero que no sean muy fuertes, y os proponemos sustituir el bacon por nuestra panceta de cerdo frita y cortada en pequeñas tiras, que es un espectáculo.

¡Que vienen las salsas!

Mayonesa casera: necesitamos un huevo, una pizca de sal, un chorrito de limón y 100 ml de aceite en un vaso de batidora; la dejamos pegada al fondo a velocidad media hasta que emulsione y una vez que esté mezclado, le subimos las revoluciones y vamos añadiendo otros 100 ml de aceite aprox. Si queremos que tenga un toque a ajo se lo podemos frotar antes al recipiente porque si se lo trituramos corremos el riesgo de que el ‘alioli’ se coma el sabor del resto y para potente ya está la siguiente…

Tártara: en internet encontraréis variaciones -algunos le añaden huevo-, pero vamos a coger una receta bien sencilla usando como base la mayonesa que acabamos de hacer, a la que añadiremos pepinillos, alcaparras y un poco de cebolla picados bien pequeñitos, una cucharada de mostaza y quien quiera, un poco de limón y perejil.

Kétchup: sí, sí, también se puede hacer… Se tarda un poco y lleva más ingredientes pero os ahorráis los aditivos. ¿Quién se anima? Necesitamos 1 kg de tomates maduros, 1 cebolla, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo, 50 g de azúcar moreno, 70 ml de vinagre de vino blanco o manzana, y pizquitas (unos 3 g) de sal, pimentón dulce, mostaza y si queremos canela, pimienta negra, clavo o hasta guindilla… Hay que cocer los tomates con el pimiento, la cebolla y el ajo a fuego lento durante 40 minutos hasta que quede muy blandito. Se tritura todo hasta dejarlo bien fino, se añaden las especias y el resto de ingredientes y hay que dejarlo de nuevo al chup chup, removiendo cada poco durante una hora más. Ya que hemos hecho cantidad, lo podéis guardar en tarros de cristal esterilizado para conservarlo bien.

Barbacoa: nos hace falta 1 cebolleta, 15 g de azúcar moreno, 1 diente de ajo, 30 g de kétchup (¡te sobra seguro del de arriba!), 15 g de tomate concentrado, 15 g de salsa Worcestershire, 30 g de miel, 10 g de pimentón dulce, 15 ml de aceite de oliva, sal y pimienta. Primero hay que sofreír con un poco de aceite la cebolleta y el ajo con el azúcar moreno. Cuando empiece a caramelizar salpimentamos y retiramos. Se añade el kétchup, el concentrado de tomate, la salsa de nombre impronunciable, la miel y el pimentón. Se tritura todo en batidora ¡y listo!

¿Os ha gustado la ‘salida’ al Soloburger? Aquí no hay colas para el pedido y de hecho la materia prima, os la llevamos a la puerta de casa.

Relacionados